BIZCOCHO DE MANZANA

#Postres y dulces 31 octubre 2017


Hola amig@s!!


Hoy vamos a preparar un bizcocho de manzana, pero no es un bizcocho cualquiera de manzana. Para mí, es el mejor bizcocho de manzana que he probado nunca. Lo encontré por casualidad en un blog muy bonito que se llama The Sweetest Taste, y yo lo adapté para hacerlo con nuestra Thermomix® , siempre buscando la rapidez, la comodidad y la sencillez, y tengo que decir que ha sido un estupendo resultado. 


Reconozco que la foto no es muy buena, pero es que casi me dejan sin poder hacerla, porque se lo comían todo, jeje. 


Los ingredientes:


- 5 manzanas


- 1 cucharada de canela


- 400 gramos de azúcar blanco y 4 cucharadas más para macerar las manzanas


- 200 gramos de harina integral de espelta


- 145 gramos de harina de trigo 


- 1 sobre de levadura química


- una pizca de sal


- 230 ml de aceite de girasol


- 60 ml de zumo de naranja


- 2 cucharaditas de esencia de vainilla 


- 4 huevos 


Como siempre, lo primero es precalentar el horno a 170ºC. y engrasar un molde, en este caso de 20 cm o 22 cm.


Pelamos y cortamos las manzanas en cuartos y las metemos en el vaso de nuestro Thermomix® . Picamos durante 6 segundos a velocidad 4. 


Las sacamos a un bol y las mezclamos con las 4 cucharadas de azúcar y la canela. Reservamos. 


Ponemos en el vaso limpio y seco la harina, la levadura y la sal. Mezclamos durante 10 segundos a velocidad 6 (esto equivale al tamizado). 


Sacamos a un bol y reservamos estos ingredientes secos. 


Ahora ponemos en el vaso el aceite, el azúcar, el zumo de naranja y la vainilla.  Programamos velocidad 4 y vamos añadiendo los huevos, uno a uno,hasta que esté todo bien mezclado. Bajamos a velocidad 3 y vamos añadiendo por el bocal la mezcla de harina, sal y levadura que habíamos reservado, y seguimos batiendo hasta que tengamos una masa homogénea.  


Ponemos en el molde la mitad de la masa, encima la mitad de las manzanas, de nuevo el resto de la masa y por último, el resto de manzanas.


Horneamos durante 80 o 90 minutos a 170 grados, y comprobamos pinchando con un palillo o brocheta que salga limpio. Sacamos el bizcocho del horno y dejamos que se enfríe del todo antes de desmoldarlo. 


Podemos espolvorear por encima azúcar glas una vez frío. 


Buenísimo.