Sabor natural para tus platos

#Técnicas básicas 22 abril 2020

El caldo es un plato sencillo, resultado de cocer carnes o aves y verduras en agua. En la ebullición, estos ingredientes ceden parte de sus grasas, proteínas y vitaminas al líquido y, junto con ellas, el sabor. 


Solemos usar en casa pastillas o “cubitos” de caldo que hay que disolverlas en agua para obtener un caldo tipo consomé o añadiéndolos a los guisos como condimento. 


Estas pastillas llevan glutamato, un aditivo que se utiliza para potenciar el sabor y grasas saturadas, no muy buenas para una dieta sana y equilibrada. 


Así que hoy, os voy a desvelar mi secreto sano, nutritivo y cero basura para mis platos caseros: el concentrado de caldo de verduras de aprovechamiento


Para realizarlo, guardo todas las pieles y trozos no aprovechables (peladura de zanahoria, piel de tomate, cebolla, restos de calabacín y berenjena, tallo de perejil...) de las verduras qué empleo congelándolas hasta llegar al volumen necesario para realizar esta receta.


Ingredientes


- 700g de verduras variadas


- 1 diente de ajo


- 50g de agua


- 30g de aceite


- 40g de sal gorda


- 2 pellizcos de pimienta molida 


Preparación


Poner en el vaso las verduras y el ajo y triturar 10 segundos, velocidad 7. Bajar los ingredientes con la espátula.


Añadir el resto de ingredientes y programar 25 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2, sustituyendo el cubilete por el cestillo.


Retirar el cestillo y poner el cubilete para triturar, 1 minuto, velocidad 4-9 progresivamente. 


Se puede guardar la preparación varios días en el frigorífico gracias al poder conservante de la sal. Mi truco es congelarla en cubitos usando un molde para hielos. Así se queda siempre a mano y ya con la medida adecuada para usarla. 


La receta en Cookidoo: https://cookidoo.es/recipes/recipe/es-ES/r599335